Limpieza Facial Profunda

Limpieza Facial Profunda

Precio habitual
$45.00
Precio de oferta
$45.00

Beneficios

La limpieza facial profunda sirve para remover espinillas, impurezas, células muertas y milium de la piel, que se caracteriza por la aparición de pequeñas bolitas blancas o amarillentas en la piel, principalmente en el rostro.

Este tratamiento estético permite la oxigenación de la piel y la piel se siente más suave y tersa. Los faciales siempre deben ser con un profesional de la estética para evitar daños en la piel y obtener excelentes resultados.

Con el paso del tiempo tu piel puede llenarse de impurezas. Para terminar con ellas y volver a tener un rostro esplendido, es necesario una limpieza facial profunda, de la cual hablaremos a continuación.

¿En qué consiste la limpieza facial profunda?

El primer paso que se realiza, luego de determinar tu biotipo cutáneo (tipo de piel), se procede a demaquillar la piel, después se realiza una suave exfoliación y la remoción manual o con aparatología de los puntos negros que pudieran haber, especialmente en las zonas de mayor formación: la zona T.

Después de este paso viene la aplicación de una mascarilla descongestiva para eliminar lo rojo o irritado de la piel post remoción de puntos negros y luego se aplica algún hidratante ligero y protector solar.

¿Qué pasa después de una primera sesión de limpieza facial profunda?

Lo principal que vas a notar es un aspecto más “blanco” de tu piel, fruto de la extracción de los inestéticos puntos negros, más si estaban en gran cantidad.

Por otro lado, vas a notar que la textura de tu piel va a ser mucho más suave y tersa, más uniforme y pareja en toda su extensión.

¿Con qué frecuencia me puedo realizar una limpieza facial profunda?

Esto depende de las necesidades específicas de tu piel. Pero de manera general es recomendable una limpieza facial profunda una vez al mes, para mantener la piel en buenas condiciones y optimizar el aprovechamiento de los productos cosméticos que utilizas en casa.

En caso de acné o piel con muchas impurezas, puede ser necesario una mayor frecuencia, por ejemplo 1 ó 2 veces por semana hasta que la piel se reequilibre y mejore su aspecto y funcionamiento.

Así que si querés lucir un cutis más limpio y radiante, ¡una limpieza facial profunda es lo que necesitas!